Obra nueva barcelona

Obra nueva barcelona

Disponer de una vivienda digna no sólo es un aspecto clave para la calidad de vida sino que es también un derecho fundamental. Tras décadas de fomentar la vivienda como un bien de inversión, las consecuencias de este tipo de políticas especulativas no se han hecho esperar y los ciudadanos de Barcelona, ​​Cataluña y el resto del Estado han sido los primeros perjudicados. Para revertir esta situación el Ayuntamiento de Barcelona promueve los Alojamientos de Proximidad Provisionales (CERCA).

Se trata, pues, de un nuevo modelo de alojamientos de construcción rápida que arrancará a finales de año en Ciutat Vella, Sants-Montjuïc y Sant Martí, los distritos con más problemas de gentrificación. Con el aumento desproporcionado de los precios de los alquileres, no sólo salen perdiendo los vecinos, que tienen que cambiar de barrio, sino que el propio barrio queda huérfano de historias y vivencias. Por este motivo, se ha determinado que la planta baja de los nuevos edificios prefabricados, se destine a equipamientos municipales o comunitarios abiertos al barrio. Estas viviendas se emplazarán en solares vacíos, que se distribuirán por diferentes barrios de los diez distritos de la ciudad.

De entrada, el proyecto tiene un presupuesto de 5,3 millones de euros y permitirá construir 92 alojamientos para unas 250 personas. Esta iniciativa ha tenido una buena acogida entre las entidades sociales de la ciudad, con todo, los vecinos esperan que “realmente sea una medida provisional”. Desde el consistorio señalan que el programa no sustituye las promociones que ya están previstas y que suponen que a finales de mandato haya un total de 4.000 viviendas hechos o en proceso. “La nueva medida es un complemento a lo que ya está diseñado o en marcha, pero que por motivos legales y burocráticos no puede entrar en servicio con toda la agilidad que requeriría la situación de la ciudad”, aseguran.

En Barcelona – y al resto del Estado-, la vivienda pública representa sólo el 2%. La media europea, en cambio, se sitúa entre el 15 y el 20%. Con todo, Londres, Copenhague o Amsterdam son ejemplos de ciudades que cuentan con proyectos similares para promover la vivienda accesible.

Personas solas, parejas o familias con menores a cargo, que tienen dificultades para acceder a la vivienda en el entorno donde están arraigados. Estas son las personas que podrán acceder a las viviendas de los Alojamientos de proximidad Provisionales. Las personas que quieran inscribirse en el proyecto deberán estar previamente inscritas en el Registro de solicitantes de vivienda de protección oficial de Barcelona.

Un modelo de vivienda transportable y sostenible
Construir una vivienda pública requiere entre seis y siete años, según los casos, desde que se inician los trabajos administrativos hasta que la vivienda está preparado para entrar a vivir. Con el nuevo sistema que propone el APROP este tiempo se reduce a unos nueve meses y esto permite ofrecer una respuesta temporal hasta que las nuevas promociones entren en servicio.

Además, el hecho de que estos alojamientos sean transportables permite movilizar una serie de solares que actualmente están vacíos, a la espera de construir los equipamientos para los que están reservados, y que en ningún caso serán sustituidos.

obra nueva barcelona

Comments are closed